Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Procesos orgánicos al día, afinando conocimientos

Por Jorge Alanis Zamorano

Día a día se perfilan y afinan los conocimientos que muestran datos más importantes, que acercan a los productores para ser más eficientes y empáticos con la naturaleza.

En el Taller Nacional de Agricultura de Última Generación, Arturo Carrillo, de Biopakal, asiste con la finalidad de modernizarse con las nuevas facetas e información importante a la que se enfrentan al momento de la producción.

Si bien es cierto que han tenido buenos aciertos y han demostrado la eficacia de los procesos orgánicos, es importante mantenerse al día con las actualizaciones que van surgiendo, es por ello que nos acercamos con Arturo para que nos compartiera su experiencia y visión sobre los resultados, tanto en el taller como en la práctica que ha tenido:

El taller es mucho más especializado, mucho más profundo que los otros. Efectivamente, nosotros en Biopakal es donde aplicamos toda esta tecnología agrícola de última generación y ahora venimos a actualizarnos, es de lo que se trata este curso, y ojalá que muchos más productores puedan tomar esta información.

A partir del conocimiento que ya tenías, es seguro que hacían falta ciertos elementos. ¿De qué manera va impactar el taller en tu trabajo? ¿Dónde estás hoy día?

Nosotros estamos en dos áreas fundamentales; en el área menonita en Hopelchen, Campeche y en la JIBIOPUUC (Junta Intermunicipal Biocultural del Puuc), en los municipios de Muna, Santa Elena, Tekax y Oxcutzcab, que es donde vamos a sembrar. La manera en que va a impactar este conocimiento nos da más seguridad de lo que estamos haciendo, mucha de la información sobre la agricultura orgánica las hacemos de manera empírica y aquí, adquirimos las bases científicas para saber cómo resolver en el momento, aprendemos a analizar y cómo aplicar mejor la información de lo que creíamos que sabemos, cuando en realidad, no. Es lo que estamos aprendiendo: el por qué aplicar ciertas cosas y el por qué no.

¿Qué tanto representa esto que aprendes en la solución de problemas contra la agricultura convencional?

Para darte una idea: con los menonitas, el año pasado obtuvimos rendimientos con la soya de casi 3.48 toneladas extras por hectárea, cuando normalmente una empresa altamente especializada con lo último en químicos para la soya dio 2.92 toneladas, es decir, nosotros obtuvimos más de media tonelada por hectárea, lo que representó cinco mil pesos extras y solo aplicando un paquete que no cuesta más, cuesta lo mismo. Eso fue contra lo que es el momento de mejor rendimiento, pero contra los rendimientos promedio logran dos toneladas y media, mientras nosotros obtuvimos una tonelada más que ellos.

¿De cuánto tiempo es el taller y cómo lo están llevando?

Es un curso teórico y práctico: en las mañanas es teórico de cuatro horas y en las tardes son tres horas de práctica. Son cuatro módulos, en mayo se concluyen todos los módulos aquí en Acanceh, donde vamos a una parcela propiedad de Utopia Consulting Group a practicar, ahí se está instalando un sistema agroecológico muy interesante y aplicamos lo aprendido sobre las estaciones y procesos que nos enseñan en el curso.

Es así como en el Taller Nacional de Agricultura de Última Generación se aprenden los métodos y procesos para la producción orgánica y conocimientos que dan las bases y la certeza de poder seguir avanzando, para lograr no solo la certificación de la producción sino además, la recuperación y salud de los suelos, así como nuestro planeta.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por