Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Punta Laguna, la gran reserva

Ecología Rural

Oscuros intereses atentan contra la reserva ecológica de Punta Laguna, hábitat del moño araña, saraguato o mono aullador, jaguar, aves silvestres y otras especies que aún se conservan en Yucatán.

Por José Luis Preciado

Una sociedad que decide organizarse sin una ética mínima, altruista y respetuosa de la naturaleza, está trazando el camino de su propia autodestrucción. (Leonardo Boff)

Allí está, todavía vestida con los atuendos verdes y las lianas tendidas para columpiar al mono araña, el mono aullador y muchos otros animales cobijados por su manto protector de la depredación humana; es Punta Laguna, -muy poca gente la conoce-, se trata de un regalo de la naturaleza situado entre los límites de Yucatán y Quintana Roo.
El hombre quiere interferir en esas tierras, alegando que le pertenecen. Tal es el caso de ejidatarios de Valladolid, sin embargo, la Semarnat se ha pronunciado en defensa de esta gran reserva, platicamos con su delegado, Jorge Carlos Berlín Montero, sobre la situación actual de este gran pulmón de la península, e incluso del continente americano.

¿Cuál es la situación con la Reserva de Punta Laguna?
Si nos remontamos meses atrás y a la situación histórica de la superficie que ocupa Punta Laguna, vemos que pertenece al ejido de Valladolid, pero por razones históricas, está enclavada en tierras de Quintana Roo. El ejido de Valladolid tenía esa superficie donde se asienta esta reserva que guarda una de las mejores selvas no sólo de la Península, sino del continente americano, hábitat natural del mono araña o del mono aullador y demás animales silvestres, casi todos en riesgo de extinción como el jaguar, el ocelote, tepezcuintle, etc.
Ejidatarios de Valladolid empezaron a crear una serie de conflictos entre el grupo de concesionarios, por así decirlo, que están trabajando las 5 mil 200 hectáreas que tiene Punta Laguna, contra el resto de toda la superficie del ejido de Valladolid, que son alrededor de 30,000 hectáreas. Surgió el conflicto sobre quién tiene el derecho de esas tierras y quién debe recibir las ventajas de la misma; no olvidemos que tener una reserva natural no es solamente la oportunidad de poder hacerse de recursos para seguir manteniendo el medio ambiente y el hábitat en cuanto a flora y fauna, sino también de generar oportunidades de empleo y el compromiso de preservar la zona.

¿Cuántos ejidatarios son?
El ejido de Valladolid es muy grande. En la zona de Punta Laguna trabaja un grupo importante de ellos, pero no es por la cantidad, sino el conflicto de los intereses que surgen. Siempre hay personas que piensas que lo mejor es vender esas tierras para que se desarrollen otro tipo de actividades y otros que es mejor conservar esta riqueza natural que se tiene; independientemente del posicionamiento de cualquiera de los dos grupos, lo más importante es que existe una riqueza ambiental importante para el país, razón por la que fue decretada reserva natural por la Presidencia de la República, por lo tanto, no se pueden fraccionar las hectáreas a menos que se cancele ese decreto, aunque es muy difícil por la riqueza de la zona.
Si tomamos en cuenta la exhuberancia de los bosques, el simple hecho de revisar la Ley Agraria, el artículo 59 es muy preciso cuando dice que toda aquella selva que sea sostenible debe ser conservada por ley, y Punta Laguna cumple con todo eso.

Y es para beneficio de todos.
Así es. Esa reserva es el hábitat natural del mono araña, nos garantiza tener que dar las condiciones para que se siga conservando esta especie, sería mucho más difícil fraccionar para permitir asentamientos o desarrollos turísticos.

Entiendo que hay intereses económicos fuertes que tientan el bolsillo de los ejidatarios para que quieran vender estas tierras y hacer usufructo en vida, pero habrá que dialogar con ellos, incorporarlos a algún programa que les permita ser parte del lugar, que tengan con qué vivir.
Efectivamente, y además es lo más acertado. El simple hecho de ser una reserva conlleva una serie de beneficios ambientales y recursos económicos que conserven esa zona; tenemos que ver que sea para beneficio de todos sus habitantes, no olvidemos que unas de las actividades más importantes que se están detonando a nivel mundial es el ecoturismo, que es amigable con la naturaleza; esa zona, por su belleza, tiene un potencial enorme que, si logramos la comunión de todos los grupos ejidales que están ahí, la sola reserva de las 5 mil hectáreas daría suficiente para que económicamente sea sustentable e importante para sus habitantes.
El tema ambiental cada vez se hace más importante y que las economías mundiales están volviendo los ojos a cuidarlo y preservarlo, por lo que habrá oportunidades enormes, lo único que tenemos que hacer es que estén totalmente de acuerdo. Creo que esa sería la solución para las familias, sobre todo por el compromiso que tenemos con la sociedad.

Yo creo que la mayor parte de los ejidatarios estarían de acuerdo en que se les haga trabajar en su propia tierra con un salario.
Así es. Al final, los ejidatarios de esa zona lo que buscan son oportunidades económicas y de empleo; es el momento que tenemos que aprovechar todas las instancias de gobierno, de los tres niveles, para encontrar esa solución y preservar esa gran riqueza.

Y ser los mejores cuidadores de su tierra. Que porten un distintivo de «Vigilante ambiental de la Reserva Punta Laguna».
Hay un grupo de esos campesinos que tienen su equipo y son Vigilancia Ambiental de la Semarnat.

Y en Yucatán hay un gran tesoro por desarrollar, el ecoturismo. Aquí no le hemos hecho mucho caso, pero a nivel mundial es de lo más buscado.
Además, ante el avance de las tecnologías y la modernidad, la gente tiende a buscar lo natural, que al fin y al cabo es lo que nos va a dar larga vida.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por