Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Reorganizar un espacio muerto: reutilizar, sembrar y consumir

Por la dignificación de los patios traseros

Por Jorge Alanis Zamorano

Los diversos problemas de salud causados por una incorrecta alimentación junto con la crisis económica que atravesamos, parecen ser una señal de que el futuro está en la búsqueda de la autosustentabilidad, esa oportunidad de producir nuestros alimentos de una forma saludable sin afectar de más al bolsillo.

Con la experiencia que lo respalda, el Maestro en Ciencias, Jorge Trujillo Aguirre, está mostrando a la población de las comisarías de Mérida formas, métodos y técnicas que les permita aprender a llevar una vida más holgada que, si bien no resuelve en su totalidad el problema de la alimentación, sí promueve otros puntos igual de importantes como la autosustentabilidad, el aprovechamiento de espacios muertos, la costumbre de reciclar e incluso, hasta hacerse de un ingreso extra.

Todo nace a partir de una consulta del Ayuntamiento de Mérida con la intención de apoyar a la población situada en el cinturón de Mérida. El Mtro. Trujillo, junto con la Universidad Marista, sugirió la idea de trabajar de cerca con la gente que quisiera comenzar con los llamados ‘huertos de traspatio’ y se planteó realizar capacitaciones donde se les llevara el conocimiento que se hace en las áreas de recursos naturales, el rescate y/o reutilización de objetos de plástico y metal, así como el aprovechamiento de los desechos orgánicos.

El Mtro. Trujillo nos cuenta que la gente no ha dejado de utilizar las prácticas que se llevan desde hace tiempo por tradición, como sembrar en macetas el chile habanero, la albahaca, diversas hierbas aromáticas, y cuando se me les muestra el planteamiento es bien aceptado, comenzando con la habilitación de áreas en los traspatios de 6 metros cuadrados. En general, los habitantes de las comisarías están recibiendo de buena gana estas capacitaciones y, por supuesto, el acompañamiento: Por lo menos ahora cuentan con una forma más de alimentarse sanamente sin necesitar dinero para comprar sus productos, agrega.

No solo se trata de reorganizar un espacio muerto que alberga basura y muchos objetos inútiles, es recuperarlos para darles vida y convertirlos en un amigable lugar donde se pasan momentos de tranquilidad, pues te ayudan a reubicar todo para tener un huerto muy bien organizado. Ya son varios los hogares que se han sumado a esta propuesta y hoy son áreas con fabulosos ambientes en donde sus residentes disfrutan del atardecer, dignificando así los patios traseros.

Asimismo, se les enseña a fabricar su propia composta y a rescatar semillas criollas que se estaban perdiendo. Con una variedad de más de 40 especies diferentes, la gente encuentra el escaparate idóneo para producir desde casa por temporada sin quedarse fuera de la jugada.

Apoyo para la comercialización

Otro punto importante que tiene el proyecto es el de apoyarlos con los excedentes de su producción, abriendo mercados y enseñándoles los procesos de transformación, desde las salsas hasta otros productos. Se trata de lograr un cambio de mentalidad con este tipo de trabajo comunitario, ya que después de recuperar sus espacios, aprender técnicas y producir sus propios alimentos, encuentran un camino para comercializarlos, logrando así una nueva visión en su día a día.

¿Qué se necesita para poder lograr buenas ventas? El Mtro. Trujillo dice que ahí están en las comunidades, se encuentran trabajando pero aún no se les conoce, por lo que requieren promover su actividad otorgando a la gente de la ciudad varias cuestiones interesantes:

  1. Conocer las comisarias ubicadas cerca de la ciudad y no viajar tan lejos.
  2. Ubicar al pequeño productor o artesano.
  3. Detonar el comercio y entre todos la economía local.
  4. La gente de la ciudad consume lo local, reconoce el esfuerzo y se lleva un aprendizaje sumamente valioso sobre temas rurales.

¡Ya lo saben, mi gente! No se pierdan la oportunidad de adquirir un producto fresco y nutritivo producido por nuestros vecinos de las comisarías de Mérida, esa gente luchadora que hoy encuentra una nueva forma digna de ganarse la vida.

#OrgullososDeLoQueSomos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por