Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Resorteras y frijoles saltarines

Mercado de Valladolid de todo para todos

Por Jorge Alanis Zamorano

Caminando entre los locales del mercado de Valladolid nos encontramos con un personaje experto en tiros de resortera cosa que le facilita el trabajo al momento de fabricarlas.
Juguetes que se están perdiendo y que para muchos en las grandes ciudades quedan en el recuerdo o en los libros de “cultura mexicana”, es de dar risa. Así pues la resortera o tirahule, vimos que sigue viva en las manos de Santiago quien cuidadosamente escoge la base de madera y nos explica que tiene que elegirlas bien pues si no el disparo no sale, “se va chueco” nos explicó. ¿Jugaste con la resortera desde niño? Sí, salía con mis amigos a tirar las botellas que formábamos y el que derribaba más ganaba. ¿Cuánto cuesta una resortera? Veinticinco pesos.
Aquí es el preciso momento donde tenemos que pensar: veinticinco pesos contra el precio de un Xbox o un celular en donde el pequeño o el joven quedará prendido y dependiente a una pantalla y a un juego virtual adormilado, anestesiado y abstracto… ¡Pero bueno! Ahí ya depende directamente del estilo de vida que cada quien quiera para sus hijos ¿verdad? En fin regresando con Santiago ¿Dónde consigues estas maderas en forma de Y? Nos las trae un señor pero tienen que ser perfectas porque hay algunas que están muy abiertas y así no sirven. Tienen que estar niveladas en línea recta. Nosotros escogemos las mejores.
Nótese que estamos hablando de un proceso de calidad. Se arman 50 resorteras en un día si se le dedica tiempo. ¿Qué otra cosa haces? Hago lámparas de calabazo, es decir, lámparas de lek, limpiamos, tallamos y le damos la forma que queramos. ¿Cuánto cuesta una lámpara de estas? Doscientos pesos y las de jícara a cien pesos. Ahí en el puesto donde trabaja Santiago ofrecen más productos artesanales que no son nada caros. Vamos a darles la oportunidad de conocerlos y compremos artesanía hecha por manos yucatecas que además de bien hechas apoyamos la economía del Estado.

¿Frijoles que saltan?
Seguimos el recorrido y en las afueras del mercado nos encontramos con los frijoles saltarines*. Don Pancho se coloca con una pequeña mesa y además de frijoles saltarines vende juguetes a los pequeños visitantes. ¿De dónde trae estos frijoles? De Sinaloa, Durango y Chihuahua, sirven como amuleto de la suerte. ¿Cuánto cuesta y que hace para la suerte? Tres frijolitos diez pesos y se colocan en la mano para que jalen la energía y la mala vibra, son 10 minutos diarios durante un mes, y cuando dejan de brincar se usan como amuleto, carga su bolsita para protección.
Los tres frijoles saltarines son vendidos con su respectiva bolsita roja. Y como estos, son las cosas que encontraremos en el mercado de Valladolid y en cualquier mercado tradicional. Recorre tus barrios, conoce su historia, explora el lugar donde vives ya que encontrarás cosas verdaderamente interesantes.
*Frijoles saltarines: Es una pequeña semilla que se asemeja a un frijol y es visitada por mariposas y polillas. Una hembra adulta crea un agujero en las semillas e implanta un pequeño embrión dentro. Finalmente como una oruga adulta, rompe la semilla para salir y continuar su metamorfosis en una mariposa (o polilla). Sin embargo, por alguna razón desconocida, la hembra adulta a veces sella la semilla con una cinta especial que no permite a la oruga romperla una vez que se ha desarrollado completamente. El esfuerzo de estas orugas por liberarse a sí mismas causan que la semilla no pare de moverse y saltar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por