Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

San Diego, los más veloces cuartos de milla

Crianza y producción de hermosos caballos.

Muy cerca de Villahermosa, esta Nacajuca, allí en el Rancho de San Diego, -herencia familiar del abuelo Diego Rosique, y que hoy, orgulloso comanda don Javier Rosique León-, se ubica una hermosa crianza de caballos cuarto de milla.Corceles de altos vuelos, que han corrido en pistas de los Estados Unidos, con las mejores posiciones. Una carrera de largo aliento, que lleva tiempo, paciencia y un gran amor por esta noble raza. Aquí la genética también manda. Consume alimento de atleta.

Don Javier Rosique: Cuál es la función de San Diego?
San Diego es especializado en la crianza y la reproducción de la raza cuarto de milla y dentro de la raza cuarto de milla tenemos tres especialidades: los caballos de conformación o belleza, los caballos de trabajo y caballos de carrera.

¿Qué otras variantes de la raza encontramos en este rancho?
Nosotros nos especializamos en competencia, con caballos de carreras.

Son los que se corren por todo el sureste. ¿Hasta dónde llegan?
Hemos llegado a competir hasta en Estados Unidos, con caballos criados aquí y afortunadamente hemos obtenido buenos lugares.

¿Cuál es el proceso de este rancho?
Comenzamos en la época del padre que es de enero a mayo, esperando que después de los 11 meses que tarda la gestación de una yegua, los animales nazcan lo más cercanos al principio de año; después de eso, son dos años más para empezar a amansar y competir.

¿Se quedan aquí o se distribuyen?
La mayoría de los animales se venden al año y medio en trato directo y los que no se vendieron a esa edad son llevados a la subasta que organiza la Asociación Mexicana de Criadores Cuarto de Milla en el Hipódromo de las Américas donde se juntan entre 180 y 240 caballos cada año y además hay un fondo (premio) para competir que lo hace muy atractivo para los clientes.

¿De dónde se remonta la tradición de San Diego?
Viene desde mi abuelo, Diego Rosique Gamas. Siendo ganadero, necesitaba caballos para manejar al ganado, así fue naciendo su interés por ir teniendo un caballo mejor. Mi papá hereda esa afición y a partir del año 75 empieza a comprar caballos de registro y a inscribirlos en la asociación. El nombre del rancho es en honor a mi abuelo. Ellos empezaron en el rancho El Espejo.

Es un rancho de trabajo.
Es dedicado 100% a la reproducción y a los trabajos que tenemos en competencia. Actualmente son 12 los caballos que están compitiendo y alrededor de 60 caballos en reproducción.

¿Cómo se reconoce a un buen cuarto de milla?
Los caballos de carreras se seleccionan por genética. Están documentadas desde hace tiempo las líneas de sangre de cada uno y se tiene identificado cuáles han sido las más exitosas, eso no quita que siempre se trate cruzar lo mejor con lo mejor, sin embargo, la primer selección es genética; después, viene la conformación, se puede tener un animal muy bien genéticamente, pero si su cuerpo no es adecuado para ser un caballo de competencia, no lo podrá ser; y la tercera, es el cuidado para que desarrolle al 100% sus habilidades.

¿Y la estructura ósea?
En el cuarto de milla es muy marcado el desarrollo muscular. Requiere muy buenos cuartos traseros para que pueda imprimir toda la fuerza al correr y que esté bien conformado para no tener problemas con sus articulaciones.

Cómo se alimenta también es muy importante…
El caballo de competencia se alimenta como un atleta. Tiene cantidades, horarios y alimentos muy específicos.

Platíquenos en cuanto a la genética del rancho.
Tenemos dos sementales cuarto de milla. Uno de ellos, importado de los Estados Unidos, hijo del tercer semental con más dinero ganado por sus hijos, de todos los tiempos y nieto del mejor semental de toda la historia, así que es lo mejor que podríamos tener. Se trata de invertir en la mejor genética posible.

¿Y qué hay de los vientres?
Tenemos alrededor de 35 yeguas de cría que cubrimos con estos dos sementales, la mayoría son importadas; también tenemos yeguas nacidas aquí, que han destacado como corredoras y las hemos incorporamos a la cría, tratando de hacer el mejor empadre con ellas, de combinación de sangre.

¿Cómo se maneja actualmente en la parte genética el criadero?
Tratando de buscar las líneas genéticas que mejor han funcionado.

¿Qué podría decirle a Yucatán? Ha crecido mucho la afición.
Sí ha crecido mucho el sureste de nuestro país, en los últimos 10 años, la afición por las carreras.

Por José Luis Preciado

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por