Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Tabasco, al rescate del cacao

Sabemos que Tabasco produce por tradición cacao, por supuesto que es de excelente calidad, sin embargo, a pesar de ser una producción con mucha tradición pasa por un gran rezago. Cicas (Centro Integral de Consultoría y Asesoría del Sureste, S.C.) se compromete a la recuperación e integración de productores y compradores completando la cadena productiva en donde todos ganan.

Por: Jorge Alanis Zamorano

En entrevista, el Ing. Samuel Martínez Chávez, director general de Cicas, nos platica sobre el panorama por el que pasa Tabasco, cuáles son los proyectos y desde luego sus logros; cerrando con comentarios y datos para quienes buscan dónde invertir para obtener jugosas ganancias.

Cabe mencionar que el cacao de Tabasco se ha llegado a vender muy por encima de su precio cotizado en la bolsa de valores de Nueva York.

¿Qué es Cicas?

Es un grupo de empresas que tienen como objetivo el rescate del cacao. Son empresas privadas que están desarrollando proyectos productivos en toda la cadena, es decir, desde la producción de la planta hasta la comercialización del grano. Es un esquema que denominan los empresarios como “desarrollo del proveedor”. El esquema es que la empresa que comercializa, financie el mantenimiento productivo para que el productor primario crezca con el empresario y todos juntos hagan negocio como hacen los países desarrollados.

¿Cuál es la situación de la producción del cacao en estos días?

El cacao a pesar de ser el cultivo más importante para Tabasco, durante 40 años se pensó que era cuestión sólo de extracción del producto. Cuando las plantaciones estaban jóvenes todo mundo cosechaba haciendo grandes fortunas alrededor del cultivo, sin embargo, no hubo la visión de mantener el negocio, es decir, todo lo que se extraía se gastaba en otra cosa, nunca se reinvirtió. Las plantaciones fueron envejeciendo y fueron además deteriorándose por falta de manejo. El negocio dejó de ser sustentable. En este momento, el cacao está en serios problemas de rentabilidad, dejó de ser negocio. Un síntoma real de esto es que no hay jóvenes produciendo cacao. Los cacaoteros actuales son los ancianos, aquellos que se enriquecieron en su momento son los que lo mantienen, porque es su historia, su vida, es todo para ellos, pero no lo es para sus hijos. Es un problema terrible para la sociedad tabasqueña y mexicana. Necesitamos con urgencia rescatar el cultivo y volverlo hacer negocio.

¿Cuál es el principal problema?

El problema es que los eslabones de la cadena productiva no son socios. El que comercializa cacao no tiene responsabilidad sobre la parte primaria, es un desorden. La riqueza que genera el campo se va a otros y no regresa nada. Ese es el principal problema de este gobierno y de esta sociedad. El cacao para recuperarse necesita orden, más allá de la necesidad de dinero. Hay que articular la cadena, que los eslabones se asocien, que entiendan que si crece uno, crecen los demás.

¿Su trabajo consiste en reordenar esta situación?

La aparición de Cicas en Tabasco es consecuencia de ese desorden en la cadena productiva. Se observó la necesidad de reordenar para poder hacer negocio y contribuir al rescate del cacao. No existe otra manera. Cada eslabón debe recibir lo justo para que todos crezcan al mismo tiempo. Cicas lo que hace es posicionarse al centro de la cadena y comenzar a desarrollar a su alrededor resolviendo los problemas críticos.

¿Qué es lo más díficil de ese rescate?

El financiamiento. ¿Cómo un pequeño productor con una hectárea puede recibir 70, 80 o 100 mil pesos si obtiene veinte pesos diarios de ingreso? esto es terrible. Cicas comenzó a resolver esa problemática y  para eso alinea financiamientos gubernamentales, por ejemplo de Sagarpa, Sedesol y Conagua; también adiciona los créditos bancarios y las inversiones privadas. Cicas financia la producción y recupera cuando comercializa el cacao. Inicialmente los productores son nuestros clientes para los servicios técnicos, financieros, etc; y de regreso los productores son proveedores de nosotros al asociarse para poder vender su producto.

¿Cómo ha sido la respuesta?

Hay varias cosas por comentar. Primero, el cacao no ha desaparecido como cultivo ya que es parte de la cultura de Tabasco, la segunda, es que el cultivo se ha politizado mucho, es decir, los productores creyeron que la sobrevivencia del cultivo no dependía de ellos exclusivamente, digamos que era responsabilidad del gobierno. Y pues no, si el negocio del cacao es un negocio privado pues son asuntos privados. Los gobiernos tienen que generar condiciones favorables para que se hagan los negocios privados. Pueden ordenar, incentivar pero no financiar directamente, ni producir. En ningún país capitalista ocurre así. Si el gobierno tuviera responsabilidad sobre un productor cacaotero pues también tendría responsabilidad sobre el trabajo de un albañil o un carpintero y eso no tiene sentido. Tenemos la tarea de convencer a los productores y cambiarles la idea de que el cacao es un negocio privado y lo que hagamos nosotros, no lo hará nadie.

¿Ha habido un cambio?

Desde hace años no había proyectos integrales ni orden, los productores escuchaban promesas de políticos, agrónomos, de gobiernos y ahí quedaba, en promesas. Pero desde que aprecimos hemos encontrado cada vez más respuestas. El año pasado sembramos 597 hectáreas en asociación con los productores. Esto es algo histórico, inédito y creo que es un aporte importante al cacao en Tabasco.

En cifras ¿qué representa?

Estamos hablando de 14 millones de pesos de crédito bancario invertido en esta superficie y el banco -no mencionó cual- entró al negocio del cacao únicamente por el grupo Cicas, es decir, el banco no puede acreditar a un productor.

Ustedes llegan con un respaldo que es la credibilidad y profesionalismo. ¿Es lo que se necesitaba para reactivar el negocio?

Así es. También llegamos con una estructura de bajo riesgo, es decir, grupo Cicas se asocia con el productor para sembrar, entonces la responsabilidad técnica y financiera es nuestra. En este esquema el productor pone su tierra y su mano de obra y Cicas el resto.

¿Qué tan abierto está el sector del cacao a la asociación y a la inversión? Ya que hay personas que aunque no sepan de la siembra, tienen dinero y les gustaría hacer negocio.

Creo que más que abiertos existe una posibilidad real. Antes de nosotros no había la manera de invertir en el cacao. Únicamente solo había el “coyotaje” (intermediarios que compran barato y venden más caro). No existía ni proyecto, ni esquema, ni nadie que se responsabilizara. En este momento un inversionista foráneo puede llegar a invertir y vender a través de nosotros. Se convierten en socios capitalistas y por supuesto que entran al negocio. No tenemos aún mucha experiencia en esto porque no hay tantos inversionistas. Pero por ejemplo, ya metimos a un banco que es como inversionista. Debemos meter más ya que sembrar una hectárea cuesta 100 mil pesos, entonces hablar de sembrar mil hectáreas -que es la capacidad que tiene Cicas- estamos hablando de una inversión extraordinaria.

¿De qué manera se cotiza el cacao?

Hay dos tipos que alcanzan diferentes precios y en dos mercados. El cacao tradicional también llamado cacao trinitario de almendra morada y el cacao criollo. El primero se cotiza en la bolsa de valores de Nueva York y a éste le confirman una calidad superior al del resto del mundo sobre todo en África, por lo que el cacao tabasqueño tiene un sobreprecio por encima de la bolsa. El cacao criollo se sale de las cotizaciones de la bolsa y entra al mercado gourmet con precios extraordinarios.

¿Qué precio puede alcanzar la primera variedad?

Se habla de que se han llegado a vender hasta en 10 mil dólares la tonelada cuando su precio regular está entre 2,400 y 2,500 dólares. Lo más interesante de este cacao que sin ser criollo puro, ya que es un híbrido, tiene suficiente cantidad de almendras blancas en la mazorca como para que se reconozca su calidad y alcance ese precio en los mercados ya que tiene características similares a los granos finos. Nosotros sembramos de este cacao 22 hectáreas con los productores. Estamos abiertos, hay amplias perspectivas de hacer negocio con este cacao.

¿Existe un riego de plagas?

Las regiones tropicales húmedas como Tabasco tienen condiciones favorables para la producción de plantaciones de cultivos perennes* como el cacao, cítricos, caña de azúcar y plátano. Dentro de esos cultivos, el cacao es el más estable y con menos riesgo fitosanitario ya que no tiene virosis ni bacterias, los únicos problemas que padece son los hongos y estos se controlan rápidamente.

¿Qué labores realizan para recuperar la producción?

Se rehabilitan las plantaciones viejas pero la renovación es un proceso tardado y costoso.

¿Qué hacen ustedes mientras tanto?

Estamos sembrando injertos debajo del cacao viejo. Primero podamos abriendo espacio para que le de la luz y durante los primeros tres años –que es lo que tarda en madurar el injerto- el cacao viejo sigue produciendo. No perdemos tiempo.

¿Uno como inversionista en cuanto tiempo puede ver sus ganacias?

Sin meter el cacao viejo, nuestras corridas financieras indican que son tres años de inversión y después en dos ciclos productivos se paga el crédito bancario y las inversiones privadas, posteriormente hay utilidades. Un inversionista puede estar seguro que a partir del quinto año recibe ingresos.

A partir de la política federal que da un fuerte apoyo al sector agropecuario ¿qué es lo que vislumbra?

Creo que nuestro esquema es viable y muy conveniente para el gobierno, es la manera de ordenar y capitalizar los financiamientos. Creo que cada dependencia de gobierno debe de poner la parte que le corresponde ya que un productor de manera individual no puede hacerlo. Por sí mismo no puede tener acceso a todas las dependencias aunque quiera es muy difícil. Creo que los gobiernos deben promover este esquema. Si ya hay comercializadores deben crear incentivos para que ellos desarrollen a sus productores y a través de sus comercializadores se desarrolle la cadena tal y como lo estamos haciendo. Por otro lado Cicas ve que México es un país sin planeación, de un año a otro cambian las reglas de operación y también cambian programas. ¡Eso es inconcebible! Los países nórdicos, por ejemplo, planean a 100 años. Una generación vive de crédito para sembrar algo y la siguiente es la que paga. Aquí no somos capaces de mantener un sexenio con los mismos programas. Cada cambio significa reacomodos y dificultades. Me gustaría que existiera más participación de nosotros en la realización de las reglas de operación, en la definición de la normatividad para financiamientos y garantizar el beneficio y no dificultar su acceso.

¿Algún mensaje para nuestros lectores?

Pienso que estamos por el camino correcto, creo que este es un esquema viable y que funciona para poder ordenar el campo y recuperar la productividad a través de los financiamientos y de la articulación de cadenas productivas. Si hay inversionistas interesados pueden ponerse en contacto con nosotros para organizarnos y producir. Aquí todos salen ganando.

 

Contacto: Ing. Samuel Martínez Chávez, director general grupo Cicas

smatinez@grupocicas.com.mx / Calle Perú S/N local 45-J Plaza City Center, colonia Tabasco 2000

Villahermosa, Tabasco / Tel. (01 993) 3169046

 

 

*Son los cultivos que no son sembrados cada ciclo agrícola y normalmente tienen una vida útil después de más de cinco años continuos, pudiendo llegar a tiempos verdaderamente largos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Contador de visitas:

Hoy: 1
Total: 221521

Diseño web por