Los dioses deben estar enojados

No llueve porque no les cumplimos Don Miguel Martínez recuerda aquellos tiempos de ofrenda, cuando toda la comunidad junta, agradaba a sus dioses con viandas, regalos y rezos. De todos lados llegaban los vecinos con su regalo, toda una noche y hasta el otro día