Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Tecoh, “el lugar del puma”

Sin importar las formas, costos o tamaño, cada cosa que emprendas, representa la medida de tus sueños.

Un corral, más que un encierro, es una forma de protección; una jaula es la diferencia entre vida o muerte frente a los zorros; un ganso suelto es símbolo de respeto por parte de animales rastreros… son las leyes no escritas de un rancho.

la foto (5)

Don Enrique Maas cambió su tienda de abarrotes e infinito lío con Hacienda por esta jubilación: Vacas, gallinas, un caballo, un burro, gansos, plantas… Su esposa Elisa tenía muchos problemas de salud, aquí se curó por completo. Su hijo Enrique un día los sorprendió: “Papá, quiero que te retires a vivir en el rancho, allí tendrán mejor calidad de vida”. Le hicieron caso y hoy no se arrepienten. Echando a perder se han convertido en expertos.
Aquí uno termina cansado, pero muy satisfecho. El gallo te recuerda que ha nacido un nuevo día y que aquí no hay domingos, ni lunes… todos los días son de trabajo. El rancho o paraje “Los Grillos” está a las afueras de Tecoh (que en español significa “lugar del puma”), es el hogar que don Enrique, su esposa y su hijo se han construido.
Ni tiempos malos ni buenos,
estos son tiempos de hoy

la foto (3)

Aquí mismo, en Tecoh, muy cerca de los Maas, doña Romualda cocina los sagrados alimentos: unas ricas tortitas de papa se van inflando al caer en aceite de un perol a fuego vivo, mientras los golosos nietos esperan su ración. Ella es de verbo suelto, se lamenta de estas generaciones acostumbradas a la vida fácil, rememora los tiempos idos, aquellos en los que todos metían la mano para llevar comida.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por