Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Turismo en granjas orgánicas

Trabajar a cambio de techo y comida, en cualquier lugar del mundo
Casi igual a como nos educó el abuelo
Pateas la pared, guindado de tu hamaca, te rascas el tuch, miras el techo aburrido, sin chamba y no hay nada que te amarre aquí. Ya no tienes excusa para largarte a aprender otro idioma, otro oficio o para irte a conocer mundo en granjas rurales, donde se vive, aprende, hospeda, alimenta y en algunos casos hasta una pequeña remuneración. Les llaman granjas ecológicas u orgánicas, donde se pueden dar intercambio de trabajo por estancia y manutención. Sólo se debe pagar el costo de pasajes y traslados al sitio. Una vez allí, se trabaja, se aprende, se vive la experiencia local y logras conectar con gente de otras culturas e idiomas.

Por José Luis Preciado

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La primera pregunta que se hace mucha gente es: ¿Por qué trabajar a cambio de estancia y manutención en lugar de hacerlo por dinero?

El tipo de trabajo que se ofrece bajo estas condiciones a lo largo de todo el mundo, tiene jornadas inferiores a una normal; a menudo se realiza en un ambiente familiar y sobre todo una oportunidad para viajar, reforzar idiomas (que nos pueden abrir puertas si algún día decidimos trabajar fuera), conocer gente y aprender un oficio, por ejemplo, a gestionar una huerta ecológica.

Si te interesa viajar barato, acercarte a las nuevas tendencias, estar cerca de la naturaleza y ponerle un toque verde a tu tiempo libre, toma nota de esta alternativa: alojarte gratis en una granja ecológica, busca más información en WWOOF.

FoWo_logo3

WWOOF es una asociación sin ánimo de lucro que se crea a raíz de la colaboración con diferentes asociaciones WWOOF internacionales y que pretenden servir a los voluntarios (WWOOFERS) y granjas o pobladores rurales que trabajan principalmente con métodos ecológicos y sostenibles. WWOOF sirve de coordinador de la oferta de granjas que aceptan ayuda voluntaria y la demanda de voluntarios (WWOOFERS) que desean experimentar y ayudar en un entorno rural.

La relación es simple: voluntad, trabajo-techo y comida, sin compensación económica, viviendo la experiencia del cultivo en granjas orgánicas. WWOOF intenta crear un canal de comunicación entre granjas y WWOOFERS, facilitar y mediar entre los mismos y coordinar las necesidades de unos y otros, siempre dentro de un clima voluntario y de legalidad que rige el voluntariado de cada país. A cambio de casa y comida, por unas horas de trabajo voluntario recibiendo la instrucción necesaria para aprender algo nuevo. Hay un costo que mantiene activa esta plataforma que oscila entre los 25 y 30 dólares o euros, según el destino.
Cómo viví la experiencia WWOOF

xl

IMG-20170713-WA0027

Paulina González Sierra un día dijo “quiero conocer Sudamérica” e inició una búsqueda para saber qué habían hecho otras personas ya que no contaba con los recursos suficientes para realizar el viaje. En esa búsqueda, a través de Internet, llegó a un voluntariado, una especie de intercambio donde das algo que no te cuesta y recibes algo a cambio, la posibilidad de su viaje la encontró con WWOOF.

“En la página se hace un trabajo de búsqueda, contactar a los dueños, revisar la información de la granja y de esta manera elegir la que mejor se adapte a cada persona”. Paulina eligió Perú, en una finca cafetalera, vivió una experiencia enriquecedora. Su anfitrión tenía una cafetería, una bodega donde hacía los procesos para la composta y la finca con muchas hectáreas de cultivo de café. Trabajó en las tres áreas. Aunque no le tocó cosechar, sí conoció la finca.

“Selva alta y selva baja, unos paisajes hermosos, el anfitrión te emplea un turno al día para tener tiempo de conocer, pasear, saborear platillos, sentir la experiencia”.

¿Por qué trabajar a cambio de estancia y manutención? “Yo creo que la clave es la experiencia de convivir con las personas locales, una atención genuina, conocer el trabajo que se hace en esas comunidades. Economía colaborativa, le llaman. Fue un recorrido enfocado a conocer la cultura de Sudamérica y lo recomiendo muchísimo”.

Desde luego que ella aconseja elegir con cuidado, tomando las precauciones debidas.

El voluntariado es una forma de viajar por el mundo con bajo presupuesto. Con sólo poner en el buscador: voluntariados en el extranjero, y a buscar, son diversas las plataformas, elige la que más te interese, se adapte a tus necesidades y te genere confianza.
IMAGEN1

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por