Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Un fertilizante orgánico

Ideal para huertos y plantas de ornato

Por: Jorge Alanis Zamorano

Juan Martín Cruz Campos, Agrónomo Fitotecnista y Maestro en Horticultura Tropical, vive en una constante búsqueda de oportunidades que se dan en el mercado del campo. Y es ahí donde se requiere que los productos sean inocuos (que no hacen daño) y libres de contaminantes como los plaguicidas. Él trabaja desde ya hace tiempo en pro de la naturaleza, del campo, cuidando la conservación de los recursos naturales. Nos comenta que hace falta promover un poco más la agricultura orgánica, que interactuemos con la naturaleza, ya sea en el jardín, o bien, cultivando nuestros propios alimentos. Para ello, comercializa dos productos esenciales, mismos que debemos utilizar. Son de bajo costo y con ellos logramos grandes mejorías en huertos de casa y plantas de ornato.

¿A qué nos referimos con humus de lombriz conocido también como lombricomposta y al ácido húmico?
Para no confundirnos con términos químicos y sobre todo técnicos, el humus de lombriz es un fertilizante orgánico, biorregulador y corrector del suelo cuya característica fundamental es la bioestabilidad pues, no da lugar a la fermentación o putrefacción, de este modo proporciona una rápida asimilación por las raíces, produce un aumento al porte de las plantas, árboles y arbustos, también protege de enfermedades y cambios bruscos de humedad y temperatura durante el trasplante de los mismos.
El ácido húmico es un nutriente orgánico, mejorador de suelo, acelerador de compostaje, controlador de la mosca urbana, garrapatas y pulgas, biorregulador y corrector de suelos, y con elevada digestibilidad por su gran carga enzimático y bacteriano, logrando así una rápida asimilación por las plantas vía radicular (directo a las raíces) o foliar (rociar disuelto en agua directamente sobre las hojas).

¿Qué efectos podemos observar en nuestros huertos o plantas de ornato?
Son muchas las ventajas: inhibe el crecimiento de hongos y bacterias que afectan a las plantas, es fuente de energía la cual incentiva a la actividad microbiana, incrementa la capacidad de retención de humedad, incrementa la eficiencia de la fertilización, particularmente nitrógeno y, mejora la permeabilidad y ventilación. Además el ácido húmico estimula el desarrollo de la raíz, actúa como estimulante del crecimiento de las plantas por medio de constituyentes orgánicos en las substancias húmicas, contribuye a la reducción potencial de costos al bajar el uso de ciertos plaguicidas, ayuda en la regulación del PH del sustrato (tierra de la maceta o huerto). La verdad es que son muchos los beneficios que tienen estos dos productos para nuestras plantas.

¿Es únicamente en plantas y huertos donde se puede aplicar?
No, se utiliza en plantaciones agrícolas, viveros forestales, plantas ornamentales, jardinería, hortalizas y en el pasto del jardín. Con estos productos se contribuye a la fertilización, aireación*, mejora de la estructura y formación del suelo o sustrato.
Así es queridos amigos, ahora sabemos un poco más, lo que nos permite tener o un jardín de primera o una recolección de alimentos orgánicos excelentes.

*Aireación del suelo consiste en ventilarlo para facilitar el intercambio de gases entre la atmósfera y la tierra y quitar la capa de paja y el musgo que se forma a nivel de las raíces y que asfixia las plantas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por