Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Un par… y otras cosas más. 2021, lo que el campo necesita

Por Jorge Alanis Zamorano

El sector agropecuario pareciera que está destinado a vivir en la estrechez. Por un lado, tenemos a los que se aprovechan de las necesidades de los pequeños productores y ofrecen estímulos a cambio de apoyo político; por el otro, están los que solicitan para ‘medio hacer’, como coloquialmente se dice. Y, por supuesto, están aquellos que de verdad aprovechan esos apoyos.

¿Qué se necesita para salir de este bache? Le pregunté a una señora que vende los recursos del suelo en la Casa del Pueblo, quien con un sonriente rostro me dijo sin tapujos: ¡Muchos huevos…, frijoles, maíz, carne y gente que no se tire a llorar!

¿No están trabajando? Le pregunté, a lo que me respondió: Sí, pero muchos solo están esperando a recibir apoyos y así nunca será suficiente porque cada día otros más piden esos apoyos. Claramente se veía molestia en su comentario, recia y directa para decir las cosas, como si estuviera regañando a un niño.

Debemos reflexionar en lo que dijo, pues además de cierto, es muy valiente. Estamos debatiendo con el trabajo de los gobiernos que se proponen como salvadores, incluso como héroes, cuando en realidad es su obligación: su trabajo consiste en impulsar y dar seguimiento a los recursos otorgados para hacer producir al campo… y si les tocó un año difícil, bueno, ¿quién iba a saberlo? ¿Para quién no fue complicado el 2020?

Mientras tanto estamos perdiendo algo muy valioso: tiempo, ¡y ya perdimos mucho! Por lo pronto, la gente aguarda las pequeñas gotas de apoyo de algún programa, algo que no pinta para progresar, solo para irla llevando.

Ya no son tiempos para esperar, ni señalar gobiernos pasados, ni para dar medallas por una labor obligada, son tiempos de ordenarse y disciplinarse, ahí debemos poner la mirada. Sin reservas, la señora en pocas palabras acertó de forma cruel y verdadera; es verdad que hacen falta apoyos, pero lo ideal sería no depender ellos.

Necesitamos muchas ganas –añadió en aquella charla-, en el campo deben sobrar porque así es la gente rural… no se qué les ha pasado si nunca se echan para atrás, y con la mirada perdida solo movió la cabeza.

Las oportunidades están en todos lados y no únicamente en los programas que solo alcanzan para unos cuantos que ya fueron seleccionados previamente. En diversas pláticas con líderes del sector, les he preguntado sobre las necesidades existentes y ninguno ha sido tan certero como esta simpática señora.

Ojalá todos puedan ordenarse, disciplinarse y aplicarse concentrados en lo que mejor saben: ¡Hacer producir al campo!

#OrgullososDeLoQueSomos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por