Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Vicios como la piratería y el “camacheo” también afectan a los pulperos

No solo la pesca furtiva que se practica durante todo el año afecta a la pesquería del pulpo, sino también otros vicios arraigados, como la piratería, la descarga de producto en alta mar para venderlo y el buceo conocido como “camacheo” se incrementaron en esta temporada debido a la baja captura, la prolongada inactividad por los malos tiempos y el mar de deudas en que navegan pescadores, patrones de barcos y comerciantes de productos marinos.

Los robos al sector pesquero pasaron de hormiga a grandes, como el hurto de poco más de 500 kilogramos de pulpo cometido en un barco atracado en los muelles de Yucalpetén.

El atraco fue descubierto en las primeras horas del sábado 7, cuando los pescadores se disponían a descargar el molusco y descubrieron el faltante de media tonelada del molusco.

El botín presuntamente se vendió en unos $40,000, según se averiguó en los muelles pesqueros de Yucalpetén.

También hay robos en los barcos en alta mar: antes que atraquen en Yucalpetén entregan hasta 1,000 kilos de pulpo a gente que compra productos pesqueros y, en su mayoría, venden a las plantas congeladoras que no tienen navíos mayores.

Son los que compran incluso la pacotilla de los pesqueros, como especies de escama y cazón que traen las embarcaciones mayores.

La descarga de pulpo antes que los barcos entren a Yucalpetén, es una vieja práctica o vicio arraigado de la actividad pesquera.

En esta temporada pulpera se acentuó debido a que la pesca no ha sido buena, sino es considerada por la Unión de Armadores de Yucatán como terrible y desastrosa.

Manuel Sánchez González, presidente de Armadores Pesqueros de Yucatán, dijo ayer que ese tipo de piratería aumentó en esta pulpeada porque hay patrones de barcos que están endeudados con comerciantes de productos pesqueros.

Presionados por los adeudos, bajan cargamentos del molusco con el fin de saldar los préstamos que reciben, de modo que los más afectados son los dueños de las embarcaciones que absorben las pérdidas, dijo.

Señaló que el “camacheo” es una práctica pesquera ilegal que consiste en que varios pescadores viajan en una lancha y los van dejando en distintos puntos del mar para bucear pulpo y otras especies; el buzo va entregando a la lancha el producto capturado y, así, sacan todo lo que hallan a su paso.

Afirmó que desde la playa se puede ver a lanchas que llevan hasta siete pescadores, a quienes van dejando en alta mar para bucear.

Es una práctica que en los círculos pesqueros se le conoce como “camacheo” y los informes que se tiene es que pescadores campechanos y tabasqueños que llegaron hace algún tiempo son quienes la hacen, declaró.

El dirigente consideró que la pesca furtiva, el “camacheo” y la piratería son vicios que se deben acabar con una efectiva inspección y vigilancia, para bien de la pesquería del pulpo, que en esta temporada atraviesa por difícil situación.

.

Fuente: Megamedia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por