Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Yo soy las plantas, yo soy la vida

Por Francisco F. Gamboa

La sanidad vegetal es un término que engloba todo lo relacionado a la salud de las plantas -comestibles o no- y aquellos organismos que pudiesen dañarlas.

Según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), las plagas y enfermedades de las plantas provocan una pérdida de hasta el 40% de los cultivos alimenticios a nivel mundial, dejando a millones de personas sin alimentos suficientes y provocando un gran daño al sector rural.

Para nadie es un secreto que la sanidad vegetal se encuentra cada vez más amenazada a causa del cambio climático y las actividades humanas que han alterado los ecosistemas, reduciendo la biodiversidad y creando con ello hábitats ideales donde las plagas puedan propagarse. De igual manera, en la última década el comercio y los viajes internacionales han aumentado al triple su volumen, contribuyendo a la rápida proliferación de estos males en todo el mundo, causando así un daño considerable en las plantas nativas y el medio ambiente.

Por ello, la FAO ha declarado al 2020 como Año Internacional de la Sanidad Vegetal (AISV), el cual llega como una oportunidad irrepetible para crear conciencia a nivel mundial del cómo la protección de la salud de las plantas puede ayudar a erradicar el hambre, disminuir la pobreza, cuidar al medio ambiente e impulsar el crecimiento económico, puesto que la protección fitosanitaria contra plagas y enfermedades es mucho más rentable que la gestión de enfermedades de sanidad vegetal a gran escala, ya que una vez establecidas son casi imposibles de erradicar por completo y su manejo requiere de mucho tiempo, esfuerzo, además de ser muy costoso.

“Las plantas suponen la base fundamental para la vida en la Tierra y son el pilar más importante de la nutrición humana. Pero contar con plantas sanas no es algo que podamos dar por supuesto”, aseguró el Director General de la FAO, Qu Dongyu. “Al igual que en el caso de la sanidad humana o animal, más vale prevenir que curar en el ámbito fitosanitario”, subrayó.

Las metas principales del AISV son muy claras: crear conciencia sobre la importancia de la sanidad vegetal, destacar su impacto en la seguridad alimentaria y el cuidado del medio ambiente, todo esto en vías de lograr la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La FAO destaca los siguientes objetivos:

  • Impulsar prácticas responsables que aminoren la dispersión de plagas.
  • Promover la innovación científica que permita hacer frente a las plagas y enfermedades.
  • Aumentar el apoyo de los sectores público y privado para tener tácticas de sanidad vegetal más sostenibles.

Es importante adoptar la cultura de la prevención para evitar el efecto devastador de las plagas y enfermedades en la agricultura, los medios de vida y la seguridad alimentaria, y muchos de nosotros tenemos un papel que desempeñar en esta lucha. Cierro con la reflexión con la que la FAO promueve el AISV a través de su canal de YouTube:

“Yo soy la vida, soy el hogar de millones de seres vivos y el sustento de otros muchos millones de vidas. Mi abundancia es prosperidad pero mi escasez puede ser mortal, cubro la mayor parte de la tierra y mi influencia se extiende más allá. Estoy aquí desde hace más tiempo del que podrías imaginar pero mi mundo está en peligro, la gente debería darse cuenta y pasar a la acción para proteger mi futuro, porque vale la pena protegerme. Tu salud depende de mi salud. Tu vida depende de mi vida. Yo soy las plantas. Yo soy la vida.”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Lo más nuevo

Síguenos en Facebook

Patrocinadores

Contador de visitas:

Hoy: 1
Total: 249892

Diseño web por