Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Yucatán, semillero de productores con raíces orgánicas

Por Jorge Alanis Zamorano 

En Acanceh, Yucatán, se está sembrando la semilla del cambio con personas que quieren avanzar y trabajar mientras se cuida del medio ambiente.

A esta comunidad llegó un Taller de Agricultura de Última Generación a cargo de personajes que entienden la necesidad de recuperar tanto los suelos como la economía, quienes están enseñando a la gente los métodos para producir con las manos más llenas y limpias, reduciendo además, costos y garantizando la salud del productor y los consumidores. Se trata de regresar a los orígenes, producir sin dañar, sin eliminar.

Yucatán tiene el potencial para ser la flecha a nivel nacional en cuanto a producción orgánica certificada se refiere, tanto que han llegado de otras entidades para saber más al respecto, llevarse el conocimiento y aplicarlo en sus tierras.

Platicamos con gente que viene del norte de México para aprender procesos que, según nos cuentan, son bastantes fáciles de adoptar; esto a través de un taller práctico-teórico que le permite acceder a los métodos naturales.

¿Cómo ha sido su experiencia?

Mi nombre es Mario Ángel Pérez, vengo de Chihuahua, Chihuahua. Pedro Isabeles le llama seis diferentes estaciones a lo que él utiliza mientras que yo conocía cuatro, y ahora me llevo el conocimiento de todas para aplicarlas. Bien comentan que es agricultura fácil, económica y de muy buenos rendimientos”.

¿Qué tan barato es contra los insumos comerciales?

Es exageradamente barato, creo que por eso los agricultores no se animan: no creen que pueda ser posible. Es entre 80 o 70% más económico, además de que en nuestra zona, cada año meten más químicos y bloquean la vida del suelo. Lo que nosotros nos llevamos de este taller es que lo natural va a desbloquear todo lo que tienen ahí los agricultores, harán los suelos más rentables y les va dejar dinero en la bolsa, eso es lo que todo mundo quiere.

Ustedes ya están teniendo resultados en Chihuahua, ¿qué están produciendo y qué rendimientos han tenido con estos métodos? 

Hemos llegado a producir más de 19 toneladas por hectárea en la zona menonita del corredor comercial en Ciudad Cuauhtémoc, que es una zona manzanera, ahí normalmente se dan 12 o 14 toneladas de cosecha, el que ha dado más es de 17 toneladas y media por hectárea. Los menonitas están muy casados con el método convencional, pero poco a poco hemos ido cambiando y se han estado convenciendo, tenemos más de tres años trabajando con un productor y esperamos que este año produzca más hectáreas.

Sé que llevan trabajando cinco años con Pedro Isabeles, de Utopía Consulting Group, y que en Chihuahua han logrado muchas cosas con estos procesos.

Sí, te comento que recuperamos unos suelos salinos que se blanqueaban cuando se regaba. Hicimos los protocolos,  las aplicaciones, y va mejorando, ya tenemos un cultivo establecido, por lo que estamos regenerando ese suelo y el productor está muy contento. Esa es una satisfacción para nosotros, una evidencia muy contundente de que lo orgánico, lo natural debe ser en equilibrio, así funciona mejor.

Aunque son suelos muy distintos, ¿qué puede decir a nuestros amigos sureños?

Inviertan en su conocimiento, hagan sus pruebas incluso, en una parcela pequeña. Aquí tienen ustedes un zacate que se da naturalmente mientras que nosotros tenemos la alfalfa, que es muy equivalente, y con muy poca podemos hacer nuestros productos. En Chihuahua aparte de manejar maíz, manejamos nuez, manzana, alfalfa, avena, sandía, cacahuate, y te puedo resumir que todo lo que use tierra y agua puede funcionar con estos procesos, se produce al menos el 20 o 30% más, se gasta menos, y las ganancias son mucho mayores. Dense la oportunidad de conocer cosas nuevas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por