Facebook
Twitter

De dudosa procedencia el 33% de la carne de res

De 100 mil toneladas que consumen los tabasqueños, unas 33 mil son abastecidas por matanzas clandestinas e insalubres, de acuerdo a dirigentes ganaderos y autoridades locales.

CENTRO, Tabasco. El 33 por ciento de las casi 100 mil toneladas de carne de bovino que consumen los tabasqueños anualmente (33 mil toneladas), son abastecidas por matanzas clandestinas e insalubres y por rastros foráneos que operan en los estados de Mérida, Chiapas y Veracruz, poniendo en riesgo la salud de los consumidores, ya que se trata de animales de procedencia dudosa.

Así lo señalaron dirigentes de productores organizados, quienes coinciden que se trata de un problema añejo al que no se le ha podido dar solución, pese a que las autoridades tienen todas las evidencias.

El presidente de la Unión Ganadera Regional de Tabasco (UGRT), Adán Merodio manifestó que en las diversas rancherías y comunidades del estado operan los llamados “postes”, donde son sacrificados animales sin ningún tipo de control sanitario.

“Casi a diario se puede observar este tipo de fenómenos, en donde venden carne caliente de bovinos, que nadie sabe su procedencia, porque no hay control”, dijo.

Hace apenas un año, la Asociación Ganadera Local del Municipio de Centro, reveló que solo en esta comuna, durante un estudio que llevaron a cabo, se identificaron alrededor de 300 “postes”, donde todos los fines de semana “matan” reses.

El estudio arrojó que el problema se presenta principalmente en rancherías como Ixtacomitán, Buenavista, Boquerón, Sabina, Monte Grande, José María Pino Suárez, Playa Larga, Los Pájaros, Torno Largo, así como en la zona conurbada de Bosques de Saloya y El Cedro.

Según autoridades del sector agropecuario, durante el 2020 la entidad registró una producción de 70 mil toneladas de carne de res contra 77 mil toneladas en 2021.

Tabasco, registra anualmente un consumo de cárnicos de bovino de más de 100 mil toneladas anuales, lo que significa que 33 mil toneladas fueron abastecidas por productores foráneos o de rastros clandestinos.

“Es necesario que se establezcan más acciones de vigilancia para disminuir el comercio de carne de res de procedencia dudosa”, expuso el presidente de la Asociación Ganadera Local de Huimanguillo, Agustín Meunier.

En el 2019, diputados de la Comisión de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero del Congreso de Tabasco, exhortaron a las autoridades a reforzar la vigilancia para erradicar este tipo de prácticas desleales a fin de proteger la salud de los consumidores.

El asunto fue de tal grado que en el 2020 el grupo parlamentario de Morena en el senado de la república alertó que ante la actual crisis de salud mundial ha puesto los reflectores en las diversas prácticas alimentarias de la humanidad que involucran el comercio y el consumo de animales, y que han detonado una serie de problemas.

La propuesta que lanzó Morena establece modificaciones a la Ley Federal de Sanidad Animal, la Ley General de Salud y el Código Penal Federal para prohibir y sancionar establecimientos que maten y comercialicen animales en rastros clandestinos.

Prevé además impulsar la coordinación entre la Federación y los Municipios para la clausura de mercados, mercados sobre ruedas y centrales de abasto que no cuenten con las medidas zoosanitarias necesarias para garantizar la seguridad de los alimentos o representen un riesgo epidemiológico.

Enfermedades

Según el sector salud tabasqueño, la ingesta de carne de cerdo o vaca infectada produce brucelosis, que se manifiesta con fiebre alta, tos e importantes dolores articulares y musculares.

La triquinosis, en tanto, es producida en los seres humanos por un parásito (Trichinella spiralis) que se encuentra en la carne de cerdo. La presencia de este agente patógeno es grave porque se enquista en el tejido muscular de las personas y trae como consecuencias diarrea (con heces sanguinolentas) y cólicos. En el caso de la hidatidosis, es producida por un parásito que se aloja en las vísceras de los animales (vaca, cabra, oveja y cerdo); cuando se produce la faena, los intestinos se los dan a los perros, que eliminan al agente patógeno a través de las heces y se puede producir el contagio, por ejemplo, por medio del agua, alertan las autoridades.

En el caso de la tuberculosis bovina, que es producida por una bacteria (Mycobacterium bovis), los efectos en las personas también son negativos: diarrea, adelgazamiento y trastornos neurológicos, entre otros.

“Casi a diario se puede observar este tipo de fenómenos, en donde venden carne caliente de bovinos, que nadie sabe su procedencia, porque no hay control”. Adán Merodio, Presidente de la Unión Ganadera Regional de Tabasco (UGRT). 

“Es necesario que se establezcan más acciones de vigilancia para disminuir el comercio de carne de res de procedencia dudosa”. Agustín Meunier, Presidente de la Asociación Ganadera Local de Huimanguillo.

INICIATIVA

Se plantea la reforma de la Ley General de Salud para considerar la matanza de animales en víapública como un delito especial.

Se busca la reforma al Código Penal Federal para que quien comercialice alimentos, sustancias o animales que por falta de higiene o cumplimiento de normas zoosanitarias representen un riesgo para la salud humana, sea sancionado.

CONSUMO

  • 100 mil toneladas el consumo anual
  • 33 mil toneladas son abastecidas por los estados de Yucatán, Veracruz, Chiapas; además de rastros clandestinos locales.
  • 300 matanzas clandestinas solo en el municipio de Centro

Fuentes: UGRT, Salud, ganaderos de Huimanguillo.

Facebook
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por

cheap gucci belts gucci mens belts costa sunglasses sale