Facebook
Twitter

Mexicano realizará estudios con hongos que estimulan el crecimiento del maíz

La Secretaría de Agricultura de Estados Unidos otorgó la beca Norman Borlaug al investigador mexicano Juan Ramos Garza, académico de la Universidad del Valle de México (UVM), para que fortalezca sus investigaciones con hongos que estimulan el crecimiento de variedades de maíz nativo o endémico.

La beca permitirá a Ramos Garza realizar un año de investigación en la Universidad de Tennessee, Estados Unidos, donde buscará comprender mejor el papel de hongos microscópicos como bioestimulantes y biofertiizantes. La beca Norman Borlaug se enfoca en apoyar a científicos que contribuyan a lograr seguridad alimentaria y combate al hambre en diferentes partes del planeta.

Norman Borlaug fue un ingeniero agrónomo estadunidense que ganó el Premio Nobel de la Paz en 1970 por sus contribuciones para combatir el hambre en el mundo ya que desarrolló nuevas variedades de trigo de alto rendimiento que se adaptaban a climas áridos y semiáridos. Gran parte de sus investigaciones se realizaron en Texcoco, México, en el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), donde trabajó desde 1966.

Norman Borlaug es recordado como el hombre que salvó más de mil millones de vida del hambre y como el padre de una transformación agrícola que ha promovido la paz y la estabilidad en todo el mundo.

La Beca Norman Borlaug, del gobierno estadunidense, promueve la seguridad alimentaria y el crecimiento económico a través de la capacitación a especialistas en ciencia de plantas y la oportunidad de realizar investigación, en colaboración con becarios procedentes de distintos países.

Bioestimulantes y biofertilizantes

El doctor Juan Ramos es especialista en Ciencias Químico Biológicas y permanecerá en la estancia como becario Borlaug durante un año, en la Universidad de Tennessee, bajo la mentoría de la doctora Bonnie Ownley, profesora y directora asistente del departamento de Entomología y Fitopatología.

La investigación del Ramos propone el uso de microorganismos (hongos) los cuales generan fitohormonas que estimulan el crecimiento de la planta y ofrecen una alternativa de bioestimulantes o biofertilizantes, con el objetivo de mejorar la raza de maíz de México y promover el autoconsumo.

El investigador explicó que el maíz endémico es una variedad que se caracteriza por ser de tónica roja y azul, por lo que contiene una vasta cantidad de antocianinas, lo que contribuye a la nutrición por su alta aportación de antioxidantes. A pesar de ello, no existe mayor conocimiento en el manejo del maíz endémico, como consecuencia, este tipo plantas se enferman fácilmente y no toleran la desecación, de ahí la relevancia de ampliar su estudio.

Recordó que México es punto de diversificación del maíz a nivel mundial, sin embargo, a pesar de que existen 64 variedades de maíz en este país, la población consume principalmente el maíz amarillo proveniente de Estados Unidos.

Por lo tanto, el doctor Juan Ramos plantea en su investigación que los hongos se pueden asociar a las raíces de las plantas, a los tallos, a las hojas, a los frutos, a la superficie de las hojas y estas secciones tienen un nombre específico, por lo tanto, su labor consistió en aislar hongos de cada una de esas regiones para identificar de qué región de la planta se obtiene mayor beneficio.

“Por ejemplo, se ha observado que aquellos hongos que tienden a mejorar el crecimiento de las plantas o del maíz se encuentran en la rizosfera, es una zona que está estimulada por las raíces de las plantas, es una pequeña zona entre el suelo y las raíces, ante esta evidencia, aislamos alrededor de 89 hongos y los identificamos molecularmente”, dijo.

Los hongos del género penicillium y trichoderma son lo que se estudiarán porque han sido descritos como hongos que ayudan a otras plantas.

Indicó que su investigación inició hace dos años y hasta ahora las pruebas se han realizado en ensayos in vitro; lo que sigue, es llevar a cabo ensayos con plantas en condiciones controladas, este proceso se realizará en la Universidad de Tennessee, en donde se utilizarán los microorganismos útiles y, posterior al análisis realizado, llevarán dichos microorganismos al campo para realizar las pruebas finales.

El investigador de la UVM dijo que el uso de estos microorganismos no solo ayudará al crecimiento de la planta y de la mazorca, se prevé que también se obtengan mayores nutrientes de antocianinas, ya que, a mayor crecimiento de las raíces, mayor captación de nutrientes.

Juan Ramos expresó que espera que su estancia sirva para lograr buenos resultados que ayuden a la producción de artículos científicos en México, con un objetivo serio para marcar las pautas, y prácticamente lo que se quiere es que nosotros podamos ser sustentables.

“Es importante la educación continua, estar abierto a aprender cosas, para mi esta es una oportunidad de aprender temas de vanguardia en lo último que se está haciendo en la asociación de plantas y microorganismos y la UVM va a estar presente cuando se aprendan este tipo de cosas y, sobre todo, para poder aportar lo más nuevo en investigación a las ciencias de la salud”, dijo.

.

Fuente: Crónica.

Facebook
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por

cheap gucci belts gucci mens belts costa sunglasses sale