Facebook
Twitter

Nopales, aliados contra la sequía

Las propiedades fertilizantes del nopal serían la clave para revertir la sequía que enfrenta el campo en el norte del país, pues incluso en la tierra infértil puede ser plantado y en no más de un año, renueva los minerales que la tierra perdió a causa de falta de agua o plantaciones que secan la tierra.

Hasta mayo de este año, se contabilizó la pérdida de 361 mil hectáreas de cultivo, así como un millón de cabezas de ganado, como consecuencia del cambio climático, de acuerdo con el Consejo Nacional Agropecuario, principalmente en los estados de Sinaloa, Chihuahua y Tamaulipas, aseguró el presidente del organismo, Luis Fernando Haro.

La sequía ha provocado una caída en el nivel de agua de las presas para uso agrícola que, sin duda, va a afectar la producción agropecuaria este año y, si no se cuida, de los siguientes, especialmente en granos básicos como el maíz y el frijol”, detalló.

No obstante, Miguel Ángel Ake, uno de los fundadores de Nopalimex, empresa dedicada a crear energía con el nopal, insistió que se puede revertir con plantaciones de este tipo de cactus.

“El nopal es una planta muy noble y se adapta a lugares muy secos. Tiene 90 por ciento de agua. Entonces, se recomienda que en climas desérticos también se le dé como alimento al ganado porque obtienen tanto las vitaminas necesarias, como el agua”, dijo el también director del Tecnológico Nacional de México.

Por su parte, Lourdes Gallardo, productora de nopal en el Estado de México, reveló que aunque la planta se hace más delgada si hay sequía, también ayuda a los árboles en lugares secos, pues, cuando detectan este tipo de condiciones, se colocan pencas de nopal a medio metro de profundidad junto a la planta, lo que permite retener la humedad y compartirla con la siembra cercana.

“Claro que tiene enemigos como el hongo o las heladas pero si plantas un nopal ahorita, en cuatro meses ya rindió frutos, además de que es una planta endémica mexicana. Aquí tenemos la solución, sólo falta aplicarla”, detalló.

Y es que desde 2017 la FAO hace un gran esfuerzo por educar a comunidades afectadas por la sequía, sobre el cultivo de este cactus; sin embargo, la producción pasó de 812 mil toneladas al año a cerca de 500 mil, en 2020.

Por ello, la ONU afirmó que esta planta, debido a su capacidad de resistencia a los cambios climáticos drásticos y adaptabilidad, contribuye a la seguridad alimentaria.

.

Fuente: El Heraldo de México.

Facebook
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por

cheap gucci belts gucci mens belts costa sunglasses sale