Facebook
Twitter

Orégano, además de dar sabor, nos regala otras cosas buenas

Por Jorge Alanis Zamorano

El orégano es una de las hierbas infaltables en la cocina mexicana: nos gusta utilizarla en caldos, sopas y platillos tradicionales, hasta en la pizza que pedimos el fin de semana. Pero, ¿qué pensarías si te dijera que podemos sacarle más provecho en beneficio de nuestra salud?

Platicamos con María Elena Solís Flores, de Soregano, quien trabaja con la esencia de una planta que además de darle un sabor único a las comidas, tiene usos alternos gracias a sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antivirales, entre otras.

Ella señala que existen muchas variedades de orégano, miembros de una familia de plantas que contienen unos compuestos orgánicos llamados fenoles, los cuales poseen un aroma dulce y alquitranado; el orégano que utiliza es el tipo lippia graveolens, también conocido como orégano mexicano o hierba dulce de México. Se sabe que en la zona de Kinchil y sus alrededores crece de manera natural, haciendo dichos suelos ideales para la producción de esta variedad.

¿Cómo y por qué utilizarlo?

Entre las diversas moléculas que componen la planta podemos destacar el carvacrol, el cual funciona como insecticida natural y que puede ser utilizado en el sector veterinario aplicado en perros, gatos y ganado; contiene también timol, que destaca por su poder desinfectante, fungicida y por poseer un sabor agradable, presente en las fórmulas de pastas dentales y enjuagues bucales, además de las aplicaciones dérmicas y su efectividad contra infecciones provocadas por hongos.

María Elena menciona que muchos nutriólogos recomiendan el aceite de orégano para combatir la cándida, que es un tipo de hongo que habita de forma habitual en nuestro organismo, en la flora intestinal y que si se reproduce de forma acelerada, puede ocasionar infecciones y dificultades en la pérdida de peso, pues además gusta de alimentarse de harinas, provocándonos ansiedad por comerlas.

Es también un antioxidante muy poderoso, por lo que en la industria alimenticia funciona como un conservador de alimentos natural, siendo así una alternativa a los productos químicos que incluso utilizan los alimentos certificados como orgánicos.

Al tener efectos antioxidantes que son aún más fuertes que la manzana o los frutos rojos, consumir el aceite, a través de jabones y champús, trae grandes beneficios para la piel y el cabello. Igualmente, funciona muy bien en un humidificador, que además de aromatizar con una deliciosa esencia, nos limpia las vías respiratorias.

Extraer el aceite

Para obtener el aceite, María Elena utiliza el método de la destilación por arrastre de vapor, la cual resulta ser muy eficiente, económica y con resultados de alta pureza.

Químicamente es muy sencillo: se calienta el agua con el orégano en un equipo especial que ella mandó a fabricar específicamente, con capacidad de 500 litros, acero inoxidable y de grado alimenticio, el cual contiene una cesta donde se coloca el orégano y debajo, el agua ( muy similar a un ‘baño María’), una vez que comienza a hervir, el vapor pasa por las hojas arrastrando el aceite, recorriendo un serpentín y un enfriador que re condensan el líquido, por lo que el aceite y el agua se separan arrojando un producto puro.

Más allá del producto

Con este emprendimiento, además María Elena ha logrado hacer un vínculo con las productoras de orégano, generando empleos e incentivando el impulso de nuestra economía con un producto de primer nivel hecho en nuestra tierra y por nuestra gente. Sin duda, un motivo más para sentirnos orgullosos de lo que somos.

¿Quieres conocer los beneficios del aceite?

¡Contáctala!

Teléfono: (999) 366 8931

Web: www.soregano.com

Facebook: Soregano, la Tierra Sana

Correo electrónico: mesolis@soregano.com

Facebook
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por

cheap gucci belts gucci mens belts costa sunglasses sale