Facebook
Twitter

Plan de Recuperación de mero en Yucatán

El mero es una especie emblemática del Golfo de México y del Caribe Mexicano, siendo Yucatán el estado con mayor producción a nivel nacional: en 2018 produjo el 60% de mero mexicano y fue responsable de exportar alrededor del mismo porcentaje del mero que capturó.  La pesca del mero está sujeta a  varias normas y leyes regulatorias, sin embargo, esta especie tiene una categoría de deterioro en la Carta Nacional Pesquera de México, lo que representa un riesgo para las más de 12,000 familias yucatecas que dependen de esta pesquería, por lo que trabajar en su recuperación es prioritario. De no hacerlo, no sólo se verá afectado el ingreso económico de las familias, sino también lo hará la estructura comunitaria en donde el mero habita, ya que su presencia promueve la presencia de otras especies y, por ende, es muy valiosa para el ecosistema.

¿A qué se debe el deterioro? 

Existen múltiples razones: la pesquería de mero en Yucatán se realiza desde hace más de 50 años, lo que le ha representado múltiples ajustes en el tipo de acceso y manejo pesquero: en sus inicios, las regulaciones de manejo pesquero no eran tan estrictas y las políticas gubernamentales impulsaban el acceso al recurso por un mayor número de usuarios. Tampoco existía una temporada de veda, o una talla mínima de captura que asegurara que el stock se reprodujera al menos una vez en la vida. Afortunadamente, esto fue cambiando y, a partir de 2003, se añadieron regulaciones, entre las que se encuentra la veda que protege parte de la temporada reproductiva del mero, así como una talla mínima de captura, artes de pesca autorizadas, número de anzuelos autorizados, entre otras.

Sin embargo, dado que las pesquerías son dinámicas y enfrentan distintos retos, el manejo pesquero se vuelve imperativo, ya que es una herramienta que permite dar respuestas ante la aparición de retos, no sólo de aquellos que ya están presentes, sino de otros que son menos evidentes pero que podrían aparecer. El ordenamiento pesquero también es un proceso necesario en las pesquerías, que busca integrar aspectos socioeconómicos, ambientales e institucionales y sumar a todos los sectores involucrados e interesados en la pesquería. De esta manera se trabaja para planificar, analizar, consultar, tomar decisiones y formular planes que aseguren la continuidad de los recursos pesqueros, sin comprometer a los ecosistemas ni la continuidad de la pesquería.

Sin duda, el sector pesquero Yucateco es uno de los más comprometidos con sus pesquerías y la calidad de sus recursos. Dentro de las acciones realizadas con respecto a la pesquería del mero, diversos actores ya se encuentran discutiendo sobre el tema a través del Comité Consultivo de manejo de la pesquería de mero en Yucatán y la Red de Investigadores de mero y especies asociadas; y es a través de estos organismos de gobernanza multi-actor que se analiza propuestas, necesidades o problemáticas para atender a la pesquería.

A raíz de este ímpetu, EDF de México, a través de su Iniciativa de Pesquerías Resilientes y Océanos, apoya al Comité Consultivo de mero a identificar estrategias de manejo con enfoque ecosistémico para formular un Plan de Recuperación de la pesquería de mero que considere la importancia del equilibrio entre las dimensiones sociales, económicas y ambientales. Este enfoque permite identificar las estrategias orientadas a conservar el bienestar de las comunidades pesqueras y los recursos pesqueros sin afectar las condiciones ecológicas.

¿Qué estamos haciendo en conjunto con el sector pesquero yucateco?

De manera colegiada, estamos trabajando en la elaboración de un Plan de Recuperación de Mero, en el que se identifican diversas acciones de manejo pesquero que permitan la  sostenibilidad de esta pesquería. En este documento se considera el manejo adaptativo como una de las herramientas principales; este tipo de manejo es basado en la experiencia que permite identificar el funcionamiento óptimo de las estrategias establecidas o bien, identificar aquellas que no han sido incorporadas en el esquema de manejo. Entre ellas se encuentran:

  • La continuidad de la temporada de veda del mero y su evaluación continua para asegurar la reproducción. Esto permite que un gran número de meros se pueda reproducir y provea de nuevos organismos al stock de pesca, asegurando la continuidad del recurso.
  • Fortalecer la comunicación entre entidades gubernamentales y favorecer el ordenamiento de la pesquería. Dado que el acceso al recurso depende de la coordinación de varias dependencias como CONAPESCA y Capitanía de Puerto, se han identificado mecanismos de coordinación que mejorarán las actividades de inspección y vigilancia.
  • Habilitar bitácoras de pesca que permitan el registro más detallado de la captura. Esto permitirá contar con información específica sobre la pesquería, las especies capturadas y el funcionamiento de las artes de pesca. Incrementar el detalle de estos datos permitirá contar con estimaciones de abundancia más precisas y hacer ajustes en donde sea requerido.
  • Asegurar la participación activa de los diversos órganos de gobernanza. Actualmente la pesquería cuenta con un Comité Consultivo de Manejo de la Pesquería de Mero en Yucatán, que junto con el Consejo Estatal de Pesca y Acuacultura y 15 Comités Náuticos, consolidan la participación del sector pesquero.
  • Analizar y regular la captura de mero en otros tipos de pesca como la pesca deportivo-recreativa. Actualmente se desconoce el volumen de captura registrado por este tipo de pesca y se considera al mero dentro de las restricciones generales de la bolsa de captura, sin considerar su estatus de deterioro.
  • Contar con estimaciones de biomasa más frecuentes y actualizadas. Esto ayudará para que al inicio de cada temporada de pesca, se pueda identificar la salud del stock y se puedan establecer puntos de referencia que permitan su recuperación.
  • Profesionalización y fortalecimiento de capacidades del sector pesquero yucateco. La capacitación debe ser una constante para quienes desarrollan y  administran la pesca: fortalecer aptitudes, habilidades y especialidades que hagan más competitivo al sector pesquero
  • Mantener y desarrollar vínculos, cooperación y alianzas entre instituciones educativas, de investigación, tecnológicas, organizaciones de la sociedad civil, productores pesqueros, comercializadores y representantes de los tres órdenes de gobierno para apoyar a la correcta operación del plan de recuperación de mero.

Estas son solo algunas de las propuestas para promover la recuperación de la pesquería de mero, muchas de ellas ya están siendo implementadas y otras han comenzado a analizarse. La recuperación de las pesquerías no es un proceso sencillo, requiere de mucho trabajo y de toda la participación y compromiso del sector pesquero, los administradores pesqueros, investigadores, comercializadores, organizaciones de la sociedad civil, consumidores y los tres órdenes de gobierno. Para la recuperación de la pesquería de mero el manejo con enfoque ecosistémico permite integrar los aspectos sociales, económicos y ambientales.

Las comunidades pesqueras y los ecosistemas juegan un papel preponderante, por lo que es importante analizar todas las acciones desde todos los puntos de vista, solo así podremos ser capaces de ver los avances y asegurar la salud de un recurso tan valioso para las familias yucatecas.

Fuente: NADIA OLIVARES. EDF.ORG.

Facebook
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por

cheap gucci belts gucci mens belts costa sunglasses sale