Facebook
Twitter

Una “colmena robótica” para las abejas

La “colmena de nueva generación” minimiza el riesgo de colapso de las colonias de estos insectos.

La colmena, del tamaño de un remolque de carga, alberga 24 colonias de abejas / Foto: Cortesía Beewise

El zumbido de las abejas ahoga el retumbe del brazo robótico, que trabaja con una eficacia que ningún apicultor humano podría igualar.

Una tras otra, la máquina escanea pilas de panales que, en conjunto, podían albergar hasta dos millones de abejas, inspeccionándolas en busca de enfermedades, controlando la presencia de pesticidas e informando en tiempo real de cualquier peligro que amenazara a la colonia.

La colmena de nueva generación ha sido desarrollada por la empresa israelí Beewise, que afirma que este tipo de atención permanente es lo que se necesita para minimizar el riesgo de colapso de las colonias.

El número de abejas ha disminuido drásticamente en todo el mundo, en gran parte debido a la agricultura intensiva, el uso de pesticidas, las plagas y el cambio climático.

Las empresas han buscado diferentes tecnologías para intentar frenar el colapso masivo de las colonias, como la colocación de sensores en las colmenas tradicionales de madera o métodos para hacer frente a la pérdida de abejas, como la polinización artificial.

La colmena de Beewise, del tamaño aproximado de un remolque de carga, alberga 24 colonias. En su interior, está equipada con un brazo robótico que se desliza entre los panales, visión por ordenador y cámaras. Las aberturas con códigos de colores en los laterales permiten a las abejas entrar y salir.

“Todo lo que haría un apicultor, el mecanismo robótico puede imitarlo y hacerlo más eficazmente sin cansarse, sin irse de vacaciones y sin quejarse”, dice el director general Saar Safra.

Esto incluye la recolección de miel, la aplicación de medicamentos y la combinación o división de colmenas.

Beewise ya ha obtenido 40 millones de dólares de financiación de inversores privados y más de 100 de sus sistemas están en uso en Israel y Estados Unidos. (Reporte de Ari Rabinovitch; editado en español por Benjamín Mejías Valencia).

Foto: Cortesía Beewise

LA INFLUENCIA DE LAS ABEJAS

La vida social de estos insectos ha encendido durante mucho tiempo nuestra imaginación. Plinio el Viejo (23-79 EC) admiraba su organización política, con sus jefes y consejos. Incluso pensó que los principios morales guiaban su comportamiento. Casi 1.700 años después, el autor angloholandés Bernard Mandeville adoptó el punto de vista opuesto y describió una colmena invadida por el vicio habitada por abejas egoístas.

La fábula de las abejas, publicada en 1714, se convirtió en una obra de referencia para los economistas políticos. Un precursor de Adam Smith, cuya mano invisible del interés propio individual alimentaba el bien común, Mandeville se propuso demostrar que, a diferencia del altruismo, el egoísmo era productivo. Hostil a la frugalidad (la riqueza robada a un avaro se filtrará, después de todo), inspiró la crítica de Keynes al ahorro excesivo.

Para ser justos con Plinio, Mandeville y muchos otros que han fantaseado con las abejas, la colmena tal como la conocemos ahora, con sus marcos de madera extraíbles, aún no se había inventado. Por eso fue difícil observar la vida y las costumbres sociales de las abejas.

James Meade, un economista británico que recibió el premio Nobel de 1977 por su trabajo sobre política económica internacional, no tenía esa excusa. A principios de la década de 1950, citó el ejemplo del cultivo de manzanas y la apicultura en la misma zona para ilustrar su análisis teórico de las economías externas. Cada uno se sirve el uno al otro: las abejas recogen el néctar de la flor del manzano para hacer miel y, al hacerlo, polinizan las flores que a su vez se convierten en frutos.

.-Con información de Reuters

Facebook
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por

cheap gucci belts gucci mens belts costa sunglasses sale