Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter

Rábano, hortaliza picosita que realza cualquier sabor

El rábano es un producto que encontramos en los mercados listos para consumirse en cualquier momento, porque su riqueza viene de su practicidad de comerse crudos y de diferentes maneras.

En México el rábano es un alimento que se acostumbra solo, a veces con chile piquín y limón, o como complemento perfecto para platillos sencillos como ensaladas, pero sin duda, es reconocido como elemento crucial para resaltar el delicioso pozole. 

Perteneciente a la familia de las crucíferas, el rábano o Raphanus sativus L., es un producto que sus semillas pueden germinar en suelos o maceta, con una profundidad mínima de 10 cm; cuando se cultivan se recomienda hacerlo en pequeños surcos con una profundidad de 1 a 1.5 cm, dejando de 8 a 12 cm entre ellos. Si lo plantas en un contenedor no necesita ser trasplantado. 

 La cosecha puede dar sus frutos en aproximadamente 25 días, ya que tienen un ciclo de crecimiento muy rápido, sobre todo si son variedades de primavera y verano, es importante que no dejarlos crecer por mucho tiempo debido a que se tornan duros, correosos y puede verse afectado su sabor. Para que la cosecha tenga éxito, se debe conservar la humedad en el suelo en el que se planta.

En nuestro país se cultiva en 21 estados, principalmente en Puebla que aporta 33 mil 301 toneladas; y Baja California con 20 mil 507 toneladas.  A nivel nacional se producen 76 mil 017 toneladas, con un valor de producción de 409 mil 345 pesos.

Los rábanos tienen un valor nutrimental importante:

  • Fortalecen el sistema inmunológico. Son ricos en vitamina C la cual ayuda al sistema inmunológico a protegernos de resfriados comunes, virus y bacterias.
  • Diuréticos y digestivos. Se componen principalmente de agua y fibra, lo cual los hace bajos en calorías, mantienen la hidratación corporal y ayudan a eliminar toxinas.
  • Cuidan el hígado. Contienen glucosinolatos, los cuales ayudan a cuidar el hígado y la vesícula biliar.
  • Cuida la salud cardiovascular. Su alto contenido de potasio regula la tensión arterial.

Así que ya lo sabes, consume rábano, porque además de darle un sabor picosito y único a tus comidas, puedes disfrutar de su valor nutrimental. 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter

Deja un comentario

Diseño web por